sábado, 27 de agosto de 2016

"Cuando la muerte quiera
Una verdad quitar de entre mis manos,
Las hallará vacías, como en la adolescencia
Ardientes de deseo, tendidas hacia el aire. "
- Luis Cernuda

EL BELLO VERANO



HENRY SCOTT TUKE
Esta podría ser una exposición de lo que un bello verano significa a los ojos de un poeta. Henry Sott Tuke no fue un poeta de pluma sino de pincel. Por lo que puedo imaginar, allá a finales del siglo XIX, durante la estación veraniega en Palmouth, Inglaterra (lugar al que emigró su familia desde Yok, en busca de un clima más cálido para su enfermizo padre), debió quedar fascinado de la belleza que la luz esparcía por sus costas. No eran precisamente flores o atardeceres por los acantilados sino jóvenes que lucían sus cuerpos al calor del sol. Los veranos le debieron parecer una invitación sensual lacerante, y quizá, la única forma de liberar o consolar ese azote de la tentación sexual fue eternizar esos encuentros en la pintura.
No sé mucho de cómo Henry Scott vivió aquello en unos años victorianos donde las sospechas sobre una relación homo-erótica podían acarrear más de un angustioso problema. Bastante me sorprende la libertad que encontró para expresar este tipo de voluptuosidad sensual. Si sus manos no llegaron a acariciar la piel de aquellos muchachos, si lo hizo bien su pincel. Tenía que agasajar aquellas estampas juveniles, y tuvo suerte de encontrar modelos que se atrevieron a posar para él desnudos.
Cierto es que si la vida es bella es porque creemos que uno puede vivir múltiples sueños, un amor de verano, por ejemplo. Lo típico, dos cuerpos tumbados sobre la arena, respirar la brisa salubre del mar, nadar juntos, observar otros cuerpos, comer fruta, compartir besos y caricias, sentir todo esto con la transparencia y peso que caracteriza la realidad. En sus cuadros hay mucho de ello implícito, mucha sensualidad, erotismo, luz tórrida, invitaciones al enamoramiento, mucho de lo que la naturaleza exhibe para hacernos soñar.
Es posible que Henry no pudiese aprehender el placer puro, tal y como sus cuadros sugieren. Quizá le hubiera gustado ir más lejos de lo que sus pinturas muestran, quien sabe, pero tal y como hemos heredado su legado, a mí, quien los contempla desde una perspectiva distinta, ahora que la permisividad de nuestros días es más abierta, me parecen perfectos. Porque supo unir la amistad con el deseo, el ocio con el verano, el amor con el silencio. Mirando estos cuadros se oye el rumor trémulo de las olas, el chapoteo del agua, las voces de los muchachos gritando alegría y sobre todo se ve la luz, cálida y ambarina, la luz impresionista tan característica de aquella época.   AllendeAran




"En el mar brillan entonces unos cuerpos fugitivos,
preciosos y húmedos, cuya posesión añoraremos eternamente;
porque el hombre intuye que la verdad no ha sido hecha para sus ojos,
y atrevido y ajeno, a la vez, asiste impotente
a tales magnificencias."
 - Juan Gil-Albert

"Nos veremos un días entre los muertos,
más allá de los muertos, luz escasa
para rememorar sobre este mundo
perdurable: los monte soleados,
 los mares refulgentes  y las nubes
 que bogan por los cielos primorosos de tu país."
 - Juan Gil-Albert



 "Naciste para andar por el amor antiguo
de los puertos. Para que el mar te habite
    y descansen en ti quienes buscan belleza." 
-Luis Antonio de Villena

"Un cuerpo brota llamas si se hace realidad desnuda
sobre la arena tibia. El rio inciata al agua. Al júbilo.
Todas las cosas lanzan al aire sus redes de deseos.
Y el hombre debe enredarse en ellos. Arder." 
- Luis Antonio de Villena




" Trata de asirlas, poeta,
aunque no consigas retenerlas.
Esas visiones eróticas.
Sitúalas, veladas, en tus versos.
Trata de asirlas, poeta,
cuando aparezcan en tu cerebro
a medianoche, o en le brillos del mediodía." 
 - C. Kavafis
  
"Para cuerpos sin audacia no está hecha la voluptuosidad de este calor." 
  - C. Kavafis

__________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario